LOS PROBLEMAS DE EYACULACIÓN PRECOZ MASCULINA. CAUSAS Y SOLUCIONES

Los problemas de tipo sexual no son ajenos a ninguno de los dos géneros. Tanto hombre como mujeres pueden enfrentarse a algún inconveniente relacionado con sus órganos genitales en alguna etapa de su vida sexual, que traen como consecuencia mala relación con la pareja y una baja autoestima. Las féminas suelen sufrir de relajación vaginal, falta de lubricación, contracción vaginal, dolor y otros. Por su parte, los varones tienden a enfrentarse con otros semejantes o propios de su sexo como las disfunciones sexuales. Entre estas las que más se encuentran son la disfunción eréctil y la Eyaculación Precoz. En relación a esta última, queremos hablar en este artículo, ya que del 100% de hombres que sufren disfunción, casi el 70% presentan problemas con la eyaculación. En primer lugar, antes de conocer la causa de este inconveniente, se debe entender qué es exactamente.

La Eyaculación Precoz es cuando el hombre eyacula de manera repentina ante la más mínima estimulación o pocos segundos después de haber penetrado a su pareja, En resumen, se está ante este problema cuando, de manera frecuente y continuada, se eyacula ante de desearlo o apenas iniciada la cópula. Se debe entender que, este síntoma, como se señala arriba, debe ser de manera frecuente y continuada. Ya que, es posible que esto le pueda pasar a cualquier hombre en algún momento por razones circunstanciales pero estos no es señal de estar sufriendo de ningún problema crónico.

CAUSAS EMOCIONALES Y FÍSICAS DE LA EYACULACIÓN PRECOZ

En este punto, es importante saber y tener claro que, los problemas de disfunción sexual en cualquiera de los sexos, no son más que la manifestación sintomática de un problema más importante de origen físico o emocional. Entendido esto, veamos a continuación las posibles causas de la Eyaculación Precoz:

Algunos problemas relacionados con el mal funcionamiento de la tiroides se relacionan con la falta de control en la eyaculación.

Deficiencia en los niveles de concentración de la serotonina.

Infecciones en el aparato reproductor.

Inflamación de la próstata.

Reflejo anormal del sistema eyaculatorio.

Niveles de hormonas alterados.

En algunos casos, se cree que puede haber predisposición hereditaria.

Por la parte emocional y psicológica, causas que fueron aceptadas por mucho tiempo como las que provocaban este problema, podemos nombrar:

Rendimiento. Muchos son los hombres que al momento de intimar, se preocupan más por hacer un buen papel y cumplir con la leyenda del macho potente, haciéndole perder la concentración sobre el acto en sí.  Como consecuencia, se mantiene en tensión, producto de una gran ansiedad basada sobre la posibilidad de no satisfacer a la pareja y quedar mal. Por supuesto, esto provoca que no haya un control sobre el proceso y se produzcan movimientos reflejos involuntarios como la Eyaculación Precoz.

La adolescencia. Durante mucho tiempo, se relacionó está disfunción sexual con una experiencia sexual no apropiada en la adolescencia o primeros años de la juventud. Esta situación se puede crear ante dos circunstancias especiales. El inicio sexual con una prostituta, quien hizo un trabajo rápido para poder cumplir con varios clientes. O, una o varias penetraciones rápidas y con miedo a la compañera del instituto o vecina, tratando de evitar ser descubierto. Ambos causas, pueden creer patrones mentales, que hacen que el cerebro mande señales aprendidas y entienda que la eyaculación debe ser rápida para protegerse del miedo.

SOLUCIONES MEDICINALES Y TERAPIAS

Las soluciones existen, pueden ayudar mucho a recuperar la normalidad en la eyaculación. Es importante, que se entienda que, la solución no es inmediata y debe realizarse un tratamiento por un periodo de tiempo determinado. Lo ideal, es que la forma y la duración sean indicada por un especialista médico, que previamente haya determinado las razones de la Eyaculación Precoz. En este trabajo, preferimos no mencionar los medicamentos que se usan para ello, ya que no somos partidarios de los fármacos, si se pueden buscar otras alternativas. En relación a las terapias, sí vamos a señalar algunas. En primer lugar, las que son más lógicas y están al alcance de cualquiera, algunos métodos alternativos.

Los juegos y juguetes eróticos. Como ya se dijo, una posible solución es abstenerse de la penetración por un tiempo para ir disminuyendo la ansiedad y hacer que el hombre tome más confianza y seguridad. En este caso, los juegos y juguetes sexuales pueden ser muy útiles.

Retardadores. Existen cremas y geles creados con la finalidad de retardar el proceso de eyaculación, disminuyendo la sensibilidad en el pene.

Terapias formales. Hay varias técnicas que se vienen aplicando desde hace muchos años y que son recomendadas por los médicos. Entre ellas tenemos, los ejercicios Kegel, que ayudan a dar tono a los músculos pélvico para lograr tener un mayor control de la eyaculación. La técnica Squeeze, que consiste en sacar el pene al momento de sentir que se va a eyacular y apretar en la base con dos dedos por unos 15 segundo antes de volver a penetrar. También, se recomienda el método Stop and Start, donde se determina cuál es el punto de sensibilidad que dispara sin control el esperma en hombre con el problema y, en consecuencia, mantener los niveles de estímulos por debajo de este punto.