LA FALTA DE LUBRICACIÓN FEMENINA. SEÑAL DE QUE ALGO VA MAL

Una de las señales que indican que una mujer o un hombre están excitados,  es que se les humedecen los genitales. En el caso de los varones, el pene segrega un lubricante natural que impregna el glande. Por su parte, en las féminas la vulva se “moja”, como se dice en el lenguaje popular. En ambos casos este es un fenómeno natural que forma parte del proceso biológico relacionado con el acto sexual. Pero, en algunas ocasiones esto puede que no suceda y la persona se encuentra ante un problema. Si bien, en el caso de los caballeros no es tan importante, ya que la propia lubricación de la vagina puede sustituir la carencia del pene, justo por esto, en las mujeres puede ser un asunto importante. Es decir, aun que el pene no lubrique, si al momento de la penetración se encuentra con una vulva húmeda, pues no hay mayor complicación. El inconveniente se presenta, si los genitales femeninos están secos, ya que la experiencia sexual sería muy incómoda y dolorosa. Por lo que, la Falta de Lubricación Femenina es algo que se debe de tomar en consideración y entender que, si ésta no se da de manera normal, hay algún problema que está produciendo este mal funcionamiento de los órganos reproductivos.

¿QUÉ ES LA LUBRICACIÓN FEMENINA Y POR QUÉ PUEDE FALLAR?

El proceso de lubricación vagina ocurre por 2 razones básicas. La primera, mantener la zona libre de bacterias. O sea, se podría entender como una limpieza natural. La segunda es para facilitar la penetración del pene al momento del coito. Esta sustancia es producida por las glándulas de Bartholin, que se encuentran ubicadas a ambos lado de la apertura vaginal por el lado interno. Por lo que, la falta de humedad se produce cuando estas glándulas no cumplen su función. El proceso se inicia cuando suben los niveles de estrógeno ante la estimulación, esta hormona hace que la Bartholini cumpla con su trabajo, segregar el humectante vaginal. Por lo que, si esto no ocurre, probablemente, la mujer se esté enfrentando a una deficiencia de esta hormona.

Los motivos que pueden causar que el estrógeno no se comporte de manera normal y produzca la Falta de Lubricación Femenina pueden tener varios orígenes, que van desde los físicos hasta los emocionales o psicológicos. Existe un momento en la vida de toda mujer que, de manera segura, se producirá un desequilibrio del estrógeno, provocando la resequedad vaginal. Nos referimos a la menopausia, en esta etapa, existen alteraciones continuas de los químicos corporales, entre ellos el estrógeno. Esta alteración, no solo hace que las glándulas de Bartholini no funcionen bien, sino que también producen otras alteraciones físicas como calores e incomodidades, que alejan a la mujer del deseo sexual y, por ende, de la lubricación natural. En este momento, que puede iniciarse entre los 45 y 55 años, las señoras se sienten bastante incómodas y buscan la ayuda profesional de un médico para paliar los síntomas. Para ello, se usan las terapias de tratamiento hormonal con cierto tipo de fármacos. Solución poco recomendable, ya que pueden producir efectos secundarios. Ahora bien, más allá de esta razón para tener una vagina reseca y que será vivida por todas las damas. Hay otros motivos que pueden desencadenar el mismo problema. Entre ellos. Los relacionados con ciertas enfermedades y sus tratamientos con medicamentos, debido a que suelen producir alteraciones biológicas, que trae como consecuencia este síntoma en las zonas íntimas. Entre las enfermedades cuyas terapias suelen estar relacionadas con la resequedad vaginal, están el cáncer, los dolores óseos, problemas con el corazón o los riñones y la diabetes. Otra razón física, muy común, es la pérdida de la flora vaginal por el abuso de las duchas vaginales. En este caso, se debe tener cuidado porque estos tratamientos higiénicos usados de manera desordenada terminan provocando vaginitis, donde uno de sus principales síntomas es la resequedad genital. También, el uso de cierto tipo de pastillas para tratamiento de problemas físicos leves, traen desequilibrio en la hormona femenina (estrógeno). Entre ellas, los antihistamínicos, anticonceptivas y antidepresivos.

Entre las causas relacionadas con las emociones y motivos psicológicos, tenemos las siguientes: La ansiedad producida por algunas enfermedades, impiden la excitación y, por lo tanto, la lubricación natural. Los estados emocionales fuertes como la depresión tiene como uno de sus síntomas el desinterés por el encuentro sexual. Impidiendo que haya excitación y lubricación. Otra razón, muy común como las duchas vaginales, es el estrés. Una mujer estresada vive una gran presión psicológica y un agotamiento físico especial que le alejará de cualquier motivación sexual suficiente, como para provocar una reacción natural de la las glándulas de Bartholini en su vulva.

A pesar de ello, es importante saber que si se quiere superar esto y volver a una vida sexual activa, existen algunos productos que pueden ayudar a que haya suficiente humedad en la vagina como para tener una penetración cómoda y suave. Por esto, se puede recurrir a los lubricantes sexuales.  Reiniciar la vida sexual activa puede ayudar mucho a combatir las causas que están produciendo la Falta de Lubricación.