LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL UN PROBLEMA PARA EL AMOR

El amor tiene muchos aspectos y sin lugar a dudas el sexo es uno de ellos. Por esto, es muy importante una vida sexual sana dentro de la relación de pareja. Ya que, de esta manera se mantiene la armonía y se mantiene encendida la pasión. Claro, hay variados factores que pueden alterar esta normalidad dentro de la vida sexual. Desde el desamor, pasando por el aburrimiento y llegando a problemas de salud que afectan el funcionamiento orgánico normal en esos momentos. Uno de estos últimos, es el que se conoce como Disfunción Eréctil. Esta es una alteración física que afecta a millones de hombres en el mundo en algún momento de su vida. No es un problema propio de personas mayores, de igual manera se puede presentar en los jóvenes, ya que hay múltiples factores que provocan los síntomas.

En líneas generales, la Disfunción Eréctil es la falta de flujo sanguíneo eficiente dentro del pene. Es decir, la erección se produce cuando, dada alguna estimulación, el cuerpo envía mayor cantidad de sangre a los cuerpos cavernosos que están en el miembro, rellenándolos y produciendo el endurecimiento. Cuando este flujo no es continuo o hay dificultades para mantener la sangre dentro de las cavidades, estamos en la presencia de este problema masculino. Al presentarse este síntoma, el varón no puede cumplir con la culminación del acto sexual ya que no puede penetrar a la pareja ni eyacular. Lo que, sin duda se puede convertir en un problema que deteriore la relación. Pero, como en  todo inconveniente, hay algunas soluciones posibles, pero de momentos, lo más importante, es que tanto hombres como mujeres conozcan la razones que pueden motivar esta enfermedad.

TODOS LOS HOMBRES SUFREN DE DISFUNCIÓN ERÉCTIL EN ALGÚN MOMENTO

Si bien, como ya comentamos, este es un problema que se suele presentar en cualquier hombre sin importar la edad, la razón puede ser absolutamente circunstancial y momentánea o puede ser de índole importante y estar provocando un problema crónico. Entre los diversos factores que suelen influir en que no haya un riego sanguíneo adecuado para provocar el endurecimiento del miembro masculino ante la estimulación sexual, tenemos los siguientes:

  • El consumo de alcohol, tabacos y drogas pueden ser elementos que estén causando problemas sobre la circulación, disminuyendo la cantidad y normalidad del flujo de la sangre en el cuerpo.
  • Malos hábitos. Las personas que se alimentan mal, en especial los obesos, tienden a tener problemas de circulación, factor que determinaría que no se produzca la reacción sexual deseada en el miembro.
  • Hay algunas enfermedades que por el mismo desgato físico y psicológico que producen, traen como consecuencia que el cuerpo no funcione en óptimas condiciones.
  • Los fármacos que se usan para tratar cierto tipo de enfermedades pueden provocar como efecto secundario problemas de circulación sanguínea.
  • Los traumas o el simple estrés pueden ser elementos suficientes para que por mucho que se quiera, no haya manera de lograr una erección.

Como se puede ver, las razones son muy diversas. Por ello, lo más importante antes de buscar soluciones al problema, es determinar la posible causa. Ya que según sea el caso, amerita tratamientos de mayor o menor envergadura. Por ejemplo, si la razón está relacionada con el estrés, bastarán sesiones de relajamientos y descanso para que regrese la funcionalidad en el aparato reproductor. Pero, si los motivos tienen que ver con tratamientos de enfermedades graves, obesidad o vicios, las soluciones, para eliminar el problema de raíz, son mucho más a mediano plazo. Pero, hay algunas posibilidades de solucionar el problema de manera momentánea con algunos fármacos o métodos alternativos.

SUPERANDO LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL

La importancia que se le ha a los problemas sexuales de los varones, ha permitido que se hayan realizado diversos estudios y creado varios fármacos que pueden ayudar a dar soluciones momentáneas de la Disfunción Eréctil. Dentro, de las medicinas existen  algunas píldoras muy conocidas como el Viagra, el Cialis y otras. Cuyos indicaciones prometen devolver la potencia masculina en cuestión de pocos minutos, para que pueda cumplir con su amante. Y, si bien, esto es cierto y funciona en la mayoría de los casos, no es falso que el uso de estos fármacos traiga efectos secundarios no deseados, que a la larga provoquen problemas físicos de mayor consideración. Debido a esto, las píldoras milagrosas deben usarse con cuidado y no están recomendadas a hombres con problemas relacionados con vicios, el corazón y obesidad entre otros. Es decir, la misma razón que le produce la imposibilidad de lograr una erección, contraindican el uso de los medicamentos para solucionarlo.

Pero, no te preocupes si estás dentro de este grupo, ya que existes soluciones naturales y sin efectos secundarios, que, normalmente, no están contraindicadas para ningún tipo de hombre. Puedes probar con afrodisiacos, vigorizantes y potenciadores que están fabricados con ingredientes vegetales y/o animales. Estos productos lo puedes adquirir en píldoras, cremas y gel en las tiendas eróticas.